Soy tímido



El siguiente comentario me lo envió un joven. Lo incluyo porque ejemplifica lo que muchas personas viven (sufren) aunque con múltiples variaciones.

La respuesta es válida para muchas otras situaciones. Cada quien hará su adaptación.

Ayuda - soy tímido

“Quiero ayuda pues soy tímido.”

“No sé cómo enamorar a una mujer.”

“Por ejemplo, una mujer me provocaba abiertamente en una reunión y yo no pude decirle ni hacer nada.”

“Gracias, deseo cambiar.”

La desconexión es frustrante

Amigo, puedo comprender perfectamente tu frustración.

Tener las oportunidades al frente y no atreverte a responder es decepcionante.

De seguro te castigas por eso y ahondas más tu frustración.

Lo que está muy claro es que estás desconectado de tu esencia pues tu esencia querría que actuaras con soltura y libertad.

Tu timidez se debe en parte a que quisieras sentir aprobación antes de avanzar.

Cuando aceptas la autoridad de otra persona para aprobarte o no, pierdes el control de tu ser.

Por otro lado, partes de la creencia de que eres tímido y no puedes actuar de otra manera.

Para reconectar con tu esencia te recomiendo varias cosas:

Imagino una situación de alivio

Un primer paso es quitarte el peso de tener que reaccionar de tal o cual manera.

Quítate el peso de tener que comportarte de la manera en que el mundo espera que actúes en este momento.

Verás que si dejas ir la urgencia por reaccionar ante esta mujer, si dejas ir la gana de aprovechar esa oportunidad, te sentirás más libre.

Si te imaginas que esta mujer es una chiquilla de seis años lograrás varias cosas:

Sentirás un alivio pues te situarás en una posición en que no tienes el menor interés sexual por ella (curiosamente eso genera puntos a tu favor).

Estarás quitando de tu mente la necesidad de actuar de manera correcta para recibir su aprobación.

Podrás actuar con libertad, divertirte e incluso burlarte amistosamente de ella o de la situación.

Por el tiempo que sea necesario, suelta el interés por aprovechar esas oportunidades.

Con confianza te dices que esto es un paso previo para prepararte y luego cosecharás los frutos.

Acciono en vez de reaccionar

Al alcanzar esa libertad, podrás actuar a partir de tu centro y no reaccionar a los estímulos que te llegan de otras personas.

Suelta por un cierto tiempo la necesidad de sentirte aprobado por los demás y asume la actitud constructiva de que no necesitas de nadie ni de nada.

Confía en que lo que sucederá será para generar un cambio que quieres y nada importa lo que diga la gente.

Esta actitud te desliga del juicio externo y te permite dar tus primeros pasos en la dirección de actuar y no reaccionar.

Permítete sentir gratitud contigo mismo por darte esta oportunidad.

Ábrete a lo nuevo sin ningún interés por quedar bien con nadie ni con nada.

Suelta por un tiempo las urgencias que sientes, las necesidades de cualquier tipo.

Verás que en un corto tiempo estarás mejor preparado para eso y más.

Conecta con tu esencia

Paralelamente haz el trabajo interno.

Toma el primer curso de autoayuda  y luego el segundo. Estudia a fondo las páginas de Emociones  y ejercítate con la práctica que te brinda la grabación Conectando mi esencia

Muy importante también es que comprendas que esto es sólo una debilidad de tu personalidad y eso es facil cambiarlo. Explora las páginas de Mi Personalidad y Mi Esencia.

En pocos días empezarás a generar cambios positivos.

Al cabo de uno o dos meses estarás en mucha mejor condición para retomar los retos que te aparezcan y tendrás un mayor éxito en todos los aspectos de tu vida.

Por supuesto que este último paso es el más importante, pero los anteriores te generan un alivio temporal.

Si pongo mi atención en la realidad, perpetúo la realidad.

Si pongo mi atención en que soy tímido sigo atrayendo toda clase de pensamientos, emociones y eventos que me reforzarán en esa condición.

Habrás escuchado alguna vez este dicho: “Si quieres una virtud, asúmela.”
Eso no es otra cosa que jugar a ser lo que no eres pero quieres llegar a ser.

La ventaja de jugar a una “realidad diferente a lo que es” consiste en que pongo mi atención en lo que quiero y atraigo más y más de eso.

Atraigo más pensamientos constructivos, emociones que me hacen sentir bien y eventos que son mejores a los de la “realidad que estoy queriendo dejar atrás”.

Estas son algunas derivaciones valiosísimas de la Ley de la Atracción.

Por una personalidad inspirada por la esencia,

Ronald Esquivel
Instruactor de Balance Integral


Paso de Soy Tímido a Historias



footer for autoestima page