Autoestima y emociones

¿Qué relación tienen autoestima y emociones? Muchísima, pero no la relación que parece a primera vista.

“¿Al controlar mis emociones voy a aumentar mi autoestima?”

Estaría eligiendo el camino difícil. Controlar las emociones es pretender tapar el sol con un dedo.

  • “Cuando exploto con enojo, luego me siento culpable y me deprimo.”

  • “Cuando tengo miedo me hago pequeñq y siento una baja autoestima”

  • “La tristeza me hunde y mi autoestima se va al suelo”

Es lógico, pero la cosa se resuelve por otro lado.

Si quiero conocer la relación entre autoestima y emociones, empiezo por el principio:

¿Qué es la autoestima?

Es sentirme bien conmigo mism@, aceptarme, apreciarme, es estar cómod@ dentro de mi piel.

Para una alta autoestima y emociones constructivas
En definitiva es conectar con mi esencia, con mi alma, con lo mejor de mí.

“Eso suena muy bonito, pero ¿cómo se le llega a una alta autoestima y emociones que me permitan vivir en paz? Si estoy buscando aumentar mi autoestima es porque estoy muy lejos de eso.”

Para aumentar mi autoestima es necesario que yo vaya acercándome más y más...

constantemente
cada día
con cada pensamiento

...a un estado de sentirme mejor conmigo mism@, de apreciarme.

Eso lo logro identificando pensamientos que me construyan en vez de que me destruyan. Ejemplos de pensamientos que me destruyen son:

“es que yo soy tan inútil para esto”
“es que yo no puedo”
“a veces me siento una persona mala”

Al permitir esa clase de pensamientos siento horroroso. Siento una emoción muy fea.

“Eso precisamente es lo que quiero eliminar de mi vida, quiero desechar esa emoción.”

Ya hablamos de eso. Tapar una emoción es ir en la dirección contraria. Descartarla es negarme a entender un mensaje.

Avancemos...

¿Qué es la emoción?

Esa emoción me está indicando una distancia entre esos pensamientos horrorosos y los pensamientos que mi esencia - mi alma - quisiera que yo pensara.

Para manejar mejor este asunto de autoestima y emociones es bueno revisar la información de la página de emociones y luego regresar, porque es fundamental comprenderla bien.

El momento en que siento una emoción negativa, es cuando debo actuar. En ese preciso momento, cambio la dirección del pensamiento que está en mi mente.

La opción es formular pensamientos que me hagan sentir mejor, que me provoquen emociones mejores.

Eso es atender el mensaje que me traen mis emociones.

Un mensaje desde mi esencia.

¿No es extraordinaria esta manera de ver lo que sucede dentro de mí?

Bueno, entonces dejo de sentirme mal por las emociones que siento y en su lugar, busco entender el mensaje que me traen.

¿Ahora qué hago con eso?

“Bien, siento feo e interpreto eso como que mi esencia me dice que enderece la dirección. ¿Ahora qué?”

Aunque parezca difícil al principio, me invento los pensamientos que corrijan la dirección que llevaban mi autoestima y emociones. Utilizo cualquier recurso para idear y formular pensamientos que me hagan sentir mejor.

Si todavía no puedo pensar cosas decididamente constructivas como:

  • yo quiero ser libre
  • me gusta sentir la maravilla de mi fuerza interna
  • me amo...

...por lo menos me permito pensamientos tales como:

  • quiero aprender a formular este tipo de pensamientos
  • quiero acercarme a ser una persona más constructiva
  • quiero comprender mejor cómo aprovechar este proceso y aplicarlo en mi beneficio

Cualquier pensamiento de estos se siente mejor que aquellos otros que me aplastaban.

¿Sí o sí?

Si la respuesta es sí, entonces empieza la acción:

Escribo mis primeros pasos

Para aprender a manejar mi autoestima y emociones

Cuando escribo, enfoco intensamente mi energía y provoco que se mueva. Sólo al hacerlo podré comprobar este fenómeno tan interesante y beneficioso de transformar mi autoestima y emociones.

Saco lápiz y papel ya y hago una lista de pensamientos que van en la dirección de mi construcción.

Tal vez yo no sienta todavía que me construyen efectivamente, pero van en la dirección correcta, doy mis primeros pasos en esa dirección.

Hago una lista de tres pensamientos que me alivien un poco.

Por ejemplo:

  • Quiero aprender cómo sentirme más aliviad@
  • Voy a dar algunos pasos para empezar
  • Me gustaría que esto en verdad funcione

Eso me permitirá ir enchufando los cables del sistema, de la conexión con mi autoestima. Me permitirá ir comprendiendo cómo funciona este asunto.

Luego formulo otros seis pensamientos que lleven gentilmente a un estado de mayor tranquilidad.

Tales como:

  • Acepto que estoy donde estoy y que quiero moverme de aquí
  • Qué dicha que no tengo que luchar en contra de las emociones
  • Qué lindo eso de que sólo son un mensaje desde mi alma
  • Pareciera que puedo hacer una tregua mientras aclaro más esto
  • Una alternativa fresca es lo mejor que me puede pasar
  • Siento que me acerco a una puerta de salida

Mientras más practique buscar un pensamiento que me alivie, que me haga sentir un poquito mejor, más rápido voy a poder entrar en esta nueva forma de pensar. Más rápido voy a poder aplicar estos principios.

Mañana preparo una nueva lista con nueve pensamientos que me permitan sentir un poquito de esperanza.

Puedo inspirarme a partir de:

  • Si aprendo esto mi vida será mejor
  • Sólo quiero sentirme un poquito mejor, no pretendo dar pasos gigantes
  • Quiero sentirme mejor, por mi bien y por quienes me rodean
  • Hay bastantes cosas buenas en mi vida que no he tomado en cuenta
  • Otras personas lo han logrado y yo lo haré también
  • Me permito un nuevo comienzo
  • ¡Cómo valoro esta nueva posibilidad!
  • Mi experiencia le podrá servir a otr@s
  • Nada pierdo con intentarlo

Estos principios son efectivos, de eso no hay la menor duda.

Al día siguiente completo otros nueve pensamientos que me provoquen algo de alegría.

  • Empiezo a sentir que una energía rica se mueve dentro de mí
  • Siento ganas de saber qué sigue
  • Me están dando ganas de volver a hacer aquello que me gustaba tanto...
  • Quiero hacer esto bien y luego reorganizar mi vida
  • Me imagino lo que van a decir mis amig@s sobre mi cambio
  • Quiero aprender más de este y otros proceso para mejorar mi autoestima
  • Esta es una gran oportunidad para echar a andar lo mejor de mí
  • Despacito y con buena letra
  • Dicen que al comenzar ya llevo ganado el 50%

Si cada día hago una lista que me mueva la energía en una dirección que me haga sentir mejor, iré notando cómo me siento mejor conmigo mism@.

Me sorprenderé

Estaré presenciando el milagro.

Estaré en el camino que tanto he deseado: alcanzar una alta autoestima y emociones que se sientan cada vez mejor.

Fácil, ¿verdad?

Tan fácil que ochenta de cada cien personas sentirán que es demasiado simple para ser cierto. Veinte querrán practicarlo.

De esas veinte, solo cuatro tomarán el lápiz y el papel.

Cuatro de cada cien lograrán ver el milagro.

“Pero es que no me siento con ánimo, y la cabeza no me da para empezar”

Sí, he estado allí.

Pero no me quiero quedar allí.

Por ahora puedo utilizar los ejemplos anteriores y permitirles que entren en mi interior.

Les permito que muevan mi energía un poco. Busco los pensamientos que se sientan mejor, que me aflojen internamente los nudos que tengo.

Permito - esa es la clave.

Permito que algo dentro de mí se empiece a mover en esa nueva dirección.

Favorezco, consiento, facilito que se active este proceso. El resultado será una mayor autoestima y emociones más constructivas.

Es mi elección.

Lo hago o no lo hago.

Por mi parte, yo no lo dudo. Me meto de cabeza, pues es la mejor opción que tengo.

Ahora, con esa nueva información, ¿cómo veo la relación entre autoestima y emociones?


Continúo para ver este tema desde un ángulo diferente, el de los niños. Aunque no tenga hij@s, será muy provechoso revisar esta página porque me llevará a sentir mejor cómo es este proceso.

Entender el tema y luego sentirlo es como logro comprender y asimilar a profundidad.

Autoestima y emociones en los niños

Te recomiendo leer los ejemplos de transformación que incluyo en el boletín gratuito. Es extraordinario oír (digo, leer) de primera mano las experiencias que algunas personas han querido compartir sobre su proceso.

Por el aprendizaje sobre autoestima y emociones,

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral

Paso de Autoestima y emociones a la página principal de Autoestima