Autoestima y libertad

Busco sentir una alta autoestima y libertad al mismo tiempo. Quiero sentirme bien conmigo mism@ y que no me persigan las inseguridades ni las emociones negativas.

Estás buscando bien, porque autoestima y libertad van de la mano.

¿Entonces primero debo aumentar mi autoestima, para luego sentirme libre?

Definitivamente será más fácil al revés.

Si me doy la libertad de que sea desde mi esencia desde donde dirijo mis pensamientos, actos y palabras, mi autoestima aumentará automáticamente. Será tan solo una consecuencia.

Yo hablo de sentirme libre, de moverme sin límites y no rendirle cuentas a nadie.

Eso es bueno, pero te quedas cort@ pues es sólo libertad externa. La verdadera libertad está adentro de ti.

Bueno, sí. Eso todos lo sabemos. Digo, lo hemos escuchado desde siempre. ¿Tú qué opinas?

¿No soy libre?

La falta de libertad se debe a que vivo aprisionad@ por toda una serie de hábitos de pensamiento y actitudes aprendidas que se me salen automáticamente.

Por lo general, sólo soy un autómata que responde mecánicamente a los estímulos que vienen desde afuera.

Creo que soy libre porque no estoy detrás de unas rejas, pero eso es solo una ilusión.

Aprendo sobre autoestima y libertad

Por lo general, no soy selectivo con mis pensamientos ni con las emociones que éstos generan.

En verdad, normalmente he cedido mi autoestima y libertad a cambio de comodidad, seguridad, aceptación y otros sentimientos por el estilo.

No te sigo. ¿Por qué dices que no soy selectivo con mis pensamientos?

Por que si me dicen algo que no me gusta y me provoca miedo por ejemplo, ese miedo salió de un tejido inconciente de respuestas automáticas, junto con una serie de pensamientos que yo no elegí.

En ese preciso instante, puedo permitir que ese tejido de respuestas aprendidas me siga disparando esos pensamientos automáticos que me disminuyen, o bien detengo ese proceso.

Puedo entonces, adueñarme del momento y generar - desde mi verdadera esencia - un pensamiento escogido deliberadamente por mí.

Ese es el instante de mayor libertad humana.

Porque al elegir yo mis pensamientos deliberadamente, puedo darle a mi vida una dirección más constructiva.

Una dirección hacia la construcción de mi autoestima y mi libertad.

¿Libre por un instante?

Y ese instante lo vivo en cada momento de mi vida.


    Si yo me adueño de ese instante y

    en vez de permitir la respuesta automática,

    selecciono el pensamiento que

    desde mi pura esencia yo considere que es el mejor,

    me monto en los patines de la libertad...

    de la autoestima y la libertad.

Desde el momento en que yo elijo adueñarme de ese instante y lo dirijo, voy sobre ruedas.

En el momento en que yo empiece a elegir cuáles pensamientos pensar, voy a ir cambiando mi panorama emocional.

Desde el momento en que yo elijo una actitud hacia la vida que sea acorde con mi verdadera esencia, me voy a sentir libre de todas esas cargas que vengo arrastrando desde siempre.

Esas cargas son los hábitos de pensamiento y sentimiento (y creencias y expectativas) que aprendí desde muy temprano y de los cuales normalmente no soy conciente.

Esa es mi prisión, justamente.

Para comprender mejor este punto será excelente tomar los Cursos de autoestima pues me facilitan el proceso de liberarme.

También es muy importante - fundamental - la página de Emociones para comprender todo este asunto de autoestima y libertad, porque en verdad debo desaprender algunas cosas para poder llegar al fondo de esta cuestión.

La cuestión de la libertad interior.

¿Qué tiene que ver esto con autoestima?

Autoestima y libertad parecieran temas independientes, pero no lo son.

Si yo me siento aprisionad@, me empequeñezco, me siento constreñid@, limitad@.

Mi autoestima disminuye tremendamente porque me siento incapaz de ser como yo, desde lo más profundo de mi ser, quisiera ser.

Ahora es más fácil verlo, ¿cierto?


    Si yo hago cosas que no he elegido hacer

    si en mi casa o en mi trabajo me obligan a hacer cosas que no quiero, o

    en mi relación de pareja debo cumplir con cosas que yo no he elegido,

    y lo acepto, lo cumplo o reacciono en contra,

    me disminuyo tremendamente,

    me empequeñezco y

    mi energía se fuga por todas las grietas

    de la falta de solidez de mi carácter y

    de la traición hacia la apreciación de mi mism@

¿Qué voy a apreciar en mí, si me estoy traicionando?

Autoestima y libertad...

Estoy permitiendo-me traicionar-me y eso me disminuye horrorosamente.

La consecuencia es una baja autoestima.

No valgo ni la ropa que ando puesta.

Eso se siente horroroso.

Esa emoción horrorosa no es más que un mensaje de mi esencia que me dice que esos pensamientos que estoy pensando no son armónicos.

Elijo cambiar mis pensamientos.

No quiere decir que tengo que estar pendiente de qué es lo que estoy a punto de pensar. Eso sería agotador.

Sólo estoy pendiente de cómo me siento.

Si me siento bien, sigo surfeando la ola.

Si me siento mal, reviso qué pensamiento está generando esa emoción que me incomoda, y reformulo ese pensamiento.

Así de sencillo.

No es ciencia aeronáutica. Es solo un asunto de elección.

Si me adueño del instante y formulo y reformulo los pensamientos de manera que fluyan desde mi esencia...

...pensaré, hablaré y haré sólo las cosas que son armónicas con quien en el fondo soy.

¿Entonces tengo que ser tajante con los demás?

Suave, suave.

Los saltos bruscos me pueden hacer caer al fondo del hueco que quiero evitar.

Durante el proceso, podré aceptar hacer ciertas cosas, pero con conciencia de lo que hago y por el tiempo que yo decida.

Podré negociar algunas y aceptar otras, pero sin traicionarme.

Puedo reconsiderar las políticas de mi casa y de mi trabajo. Puedo aceptarlas temporalmente o sugerir los cambios que sean coherentes con mi esencia.

Puedo elegir quedarme, transformar y mejorar adonde estoy. O puedo decidir que voy a buscar adónde calienta más el sol y preparar inteligentemente mi retirada.

Con mi pareja lo mejor es proponer un nuevo comienzo basado en la co-creación: un proyecto de reconstrucción con acuerdos desde lo más básico en adelante.

Si me percato que reacciono en contra de algo o alguien, sabré que eso es caer en la misma alforja que aceptar hacer lo que no quiero - solo que del otro lado.

Hay quien se adhiere a un líder y hay quien se le opone, pero ambos le están dando el poder.

Yo ni voy a favor ni voy en contra.

Yo voy en mi propia dirección.

Fluyendo con autoestima y libertad

Autoestima y libertad - de las verdaderas.

Aunque me quiten la libertad física, no me podrán quitar la libertad interior.

Esa libertad interior sólo va a mejorar mi autoestima.

Es una consecuencia de mi elección.

Entonces, ¿se relacionan autoestima y libertad?

Tienen toda la relación del mundo.

Mi mundo interior.


Este tema de autoestima y libertad lo vemos desde un ángulo nuevo e impresionante en la página

Autoestima y libertad desde la perspectiva de las emociones

Te la recomiendo.

En el Boletín gratuito exploramos el tema de autoestima y libertad mientras compartimos experiencias de transformación. No te lo pierdas. Tocamos temas variados y muy constructivos.

Autoestima y libertad - por ese instante...

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral

Paso de Autoestima y libertad a la página La vida de mis sueños