Celos

Los celos parten de una creencia espantosa (que no todo mundo va a aceptar así no más):

  • "Creo que no SOY suficiente y por eso puedo perderla".

Tal vez aparezcan variaciones como:

  • "No la merezco"
  • "No valgo lo suficiente" o
  • "No hago lo suficiente".

Esas emociones me desequilibran, me hacen sentir sin valor y sin control sobre mi vida. Siento horroroso y se me disparan otras emociones que me llevan al miedo, la culpa, el enojo, el odio y culminan en venganza o en una depresión profunda.

Es curioso, pero mientras más atención le preste a esas emociones – sea para alimentarlas o para deshacerme de ellas – más se complica mi vida.

No es así como puedo resolver el problema.

La peor parte de los celos

Lo peor de ese sentimiento es que me convierto en una persona irritable y quejumbrosa – una persona menos atractiva. Si soy menos atractiv@, estoy favoreciendo el que mi pareja vuelva su mirada hacia otro lado.

En otras palabras, al sentir celos (y quejarme, enojarme y atemorizarme por ello) me convierto en mi peor enemig@, porque le doy más razones a mi amad@ para alejarse. A nadie le gusta estar al lado de una persona incómoda e insegura.

Desde este enfoque, esos temores no tienen nada que ver con mi pareja. Tienen que ver con mi sensación de no ser suficiente.

Al sentir celos, siento miedo de perderla. Ese miedo me paraliza y me hace pensar y hacer toda clase de tonterías.

También surge el enojo. Me enojo con ella y con las otras personas que la pueden atraer más que yo. El asunto puede seguir caminos desastrosos en los que todo el mundo pierde - especialmente yo.

Esos sentimientos sólo me llevan hacia un despeñadero.

¿Cómo remediar los celos?

Para resolver mi problema lo que necesito es recuperar mi centro. Al conectar con mi esencia, se desvanecen mis inseguridades y se disipan los celos.

Una relación de pareja crece cuando ambas partes aportan lo mejor de sí mismas.

Atraigo a la persona que amo cuando brillo con alegría, me muevo con libertad y me siento bien conmigo mism@. Mi fuerza interior atrae poderosamente y prefiero atraer a mi pareja en vez de pedirle que actúe de tal o cual manera para que yo no me sienta mal.

Entonces, en vez de atacar los síntomas, enfoco las causas – mis creencias – y las reformulo:

Reformulo las creencias de no tener suficiente valor, de no merecer o de no ser o hacer lo necesario para atraerla.

Reformulo esas creencias hasta sentir mi valor, sentir que merezco y que soy capaz de hacer y ser lo mejor.

Y la mejor manera de remplazar esas creencias negativas por otras positivas es conectando con lo mejor de mí.

¿Adónde pongo mi atención?

Por lo tanto, lo más importante es que yo dirija mi atención a reconectarme con mi centro, con mi esencia, con quien soy en lo más profundo de mi ser.

Una vez que conecte con mi centro, la sensación de valor propio emerge suave y gentilmente - sin esfuerzo. Surge una energía de bienestar, de integridad, de esperanza, alegría y libertad.

Al sentir mi valor se disipan mis inseguridades y también los celos.

En este momento, si verdaderamente necesito resolver algo con respecto a mi relación, lo puedo hacer de manera objetiva y desapasionada, manteniendo mi integridad.

Si mi pareja tiene la tendencia a interesarse en otras personas, en vez de pedirle que cambie me convierto en una persona radiante y atractiva. Eso dará mucho mejores resultados que cualquier berrinche.

Lograr que mi pareja se sienta atraída hacia mí más que hacia cualquier otra persona es el mejor remedio. Me sentiré muy bien, fuerte y alegre.

Además, de ser necesario, estaré en una condición ideal para encontrar otra pareja.

Conectar con mi esencia es lo mejor que me puede suceder con respecto a mis inseguridades y con respecto a mi bienestar en general.

¿Cómo re-conecto con mi esencia?

Para re-conectar con mi esencia puedo consultar las páginas de Autoestima y las de Emociones.

Puedo inscribirme en los cursos gratuitos y realizar prácticas de meditación y relajación.

También puedo adquirir la grabación Conectando mi esencia, una meditación guiada que le ha ayudado a muchas personas a recuperar su centro.

Te deseo lo mejor,

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral

Regreso de Celos a Página de Emociones