Mi camino de crecimiento personal

Mi camino de crecimiento personal me lleva a conectar con la esencia de quien verdaderamente soy. Para llegar a ser quien quiero ser, reconozco mi situación actual y elijo la dirección para ir adonde quiero llegar.

  • “Las personas a mi alrededor impiden que yo avance.”
  • “La escasez en que vivo no me permite vivir una vida mejor.”
  • “Sé que esto no es lo que quiero, pero no sé cómo ni hacia dónde conducir mi vida.”

Si estoy mortificad@ por alguna de esas cosas, soy un(a) candidat@ ideal para emprender un camino de crecimiento personal.

Si el crecimiento personal es un camino y la meta es conectar con la esencia de mi verdadero ser, entonces tomaré las decisiones en función de dónde estoy y adónde quiero llegar.

Puedo usar el mismo procedimiento que sigo cuando tomo decisiones con respecto a un viaje en automóvil.

Crecimiento personal – primer paso

Si estoy de viaje y donde estoy no es donde quiero llegar, primero identifico adónde estoy. Sólo así podré determinar la ruta que debo seguir a partir de aquí.

De la misma manera, si quiero corregir el rumbo que lleva mi vida, lo primero que hago es reconocer que donde estoy es justamente donde estoy.

Si no reconozco que soy miedos@, débil o de mal carácter, voy a seguir un camino errado.

Si soy una persona miedosa, pero mi orgullo me dice que eso no debe ser así y que lo que tengo que hacer es enfrentar a las personas con fuerza, estoy emprendiendo una ruta que me va a provocar angustia, muchos accidentes y me va a hundir más.

Si estoy muy enojado con la vida o conmigo mism@, pero mis creencias me dicen que eso no es bueno y juego a que eso no es así, provocaré una infección emocional desastrosa que me desviará de mi camino.

Acepto que soy lo que ahora soy, que tengo lo que ahora tengo y que hago lo que ahora hago. Puede doler un poco, pero después comprenderé que es mejor así.

Crecimiento personal – segundo paso

Mi crecimiento personal me lleva a descubrir mi esencia, mi verdadero ser, lo mejor de mí. Cuando decido que no hay nada más importante que conectar con lo mejor de mí mism@, algo extraordinario sucede.

Empiezo a sentir que fluye...

  • una energía interior que me fortalece
  • una sensación de libertad que me libera
  • una alegría que me impulsa

Al principio sólo siento un poco de esto, pero intuyo con esperanza todo lo que viene detrás.

Cuando estoy de vacaciones y elijo ir a cierto lugar porque pienso que me voy a sentir muy bien allí, me lleno de ilusión, me siento con más vitalidad y nada me puede detener.

El segundo paso en mi proceso de crecimiento personal es elegir que lo más importante es que yo me conecte con lo mejor de mí.

Algunos dirán que lo más importante es que yo trabaje por el bienestar de los demás, pero eso vendrá después. De nada le vale al mundo que yo le dé lo que ahora tengo – lo peor de mí. Mejor hago mi tarea primero para poder dar luego lo mejor de mí.

Ya tengo lo principal: Sé dónde estoy y sé adónde quiero llegar. Lo que sigue es aclararme ¿cómo lo voy a realizar?

Crecimiento personal – tercer paso

Para emprender mi crecimiento personal dejo atrás todo lo viejo que no me sirve para el viaje.

Tengo que estar dispuest@ a dejar ir todas las cargas, los bloqueos y las resistencias.

Estoy donde estoy porque he seguido un cierto camino. Ese camino me tiene aquí.

Si sigo los mismos patrones que he seguido, voy a seguir llegando aquí.

Si sigo...

  • creyendo lo que he creído
  • pensando como he venido pensando
  • y con las mismas actitudes

... voy a seguir cayendo en el mismo hueco en que me encuentro.

Dejo atrás todas las viejas actitudes tales como:

  • juzgar y juzgarme
  • castigar y castigarme
  • ver lo negativo de las personas, de mí mism@ y de la vida
  • quejarme
  • tener miedo

Asumo la actitud de un nuevo comienzo, de renovarme, de hacer reingeniería con mi vida.

Meto en el baúl del carro sólo lo que quiero para el viaje. Dejo atrás a las personas que no me sirven para unas buenas vacaciones; dejo atrás los sacos de necedades, las cargas que he creído que tengo que cargar y todos los sentimientos y re-sentimientos, tristezas, enojos, miedos, mandatos y otras majaderías que he cargado una vida entera de manera inseparable, como si estuviera enamorad@ de ellas.

Crecimiento personal – cuarto paso

He creído que yo soy todo eso. He estado identificad@ con todo lo que he creído que soy.

Me des-identifico.

He creído que yo soy miedos@, que yo no merezco, que no soy valios@, que soy triste, furios@ o depresiv@. Que tengo que ser así o asá, que tengo que cumplir con esto o aquello, que tengo que tener un montón de cosas y que tengo que hacer tales y cuales cosas para ser una persona de valor.

Todas esas creencias y expectativas son las que me tienen aquí.

Si no me importa quedarme aquí, puedo seguir identificad@ con esa persona que creo que soy. Si quiero otra vida para mí, debo elegir.

Desde lo más profundo de mi ser me pregunto: “¿En verdad yo soy es@? Esa persona que no se valora, que es furiosa, orgullosa o melancólica - ¿Es@ soy yo – mi auténtico yo?”

Me quito las máscaras de todo eso que he creído que soy.

Son – o han sido – parte de mí, no lo voy a negar, pero no me gustan. Son partes de mi ser que se han extraviado, que se han desviado de mi ser más auténtico.

Todas esas partes de mí son resultado de cómo fui criado en mi infancia, de las exigencias de la sociedad y de las instrucciones que he aceptado de toda clase de autoridades.

Pero yo no soy eso. La esencia de mi ser es mucho más que eso.

En realidad es muy diferente a todo eso.

La esencia de mi ser es otra. Mi verdadero ser es alegre, inspirado, con esperanza, fuerte y muy libre.

Reconozco entonces que esas formas de ser son parte de mí, pero no son la esencia de mí.

Por lo tanto me des-identifico.

Me quito las máscaras de todos esos “yoes” y siento alivio.

Este es un gran paso en mi camino de crecimiento personal – uno de los más trascendentales.

Es el gran paso del des-apego.

Dejar de ser lo que he creído que soy – lo que me tiene aquí donde estoy.

Crecimiento personal – quinto paso

El quinto paso es echar a andar; dar los primeros pasos.

Elegir a cada instante – segundo a segundo, minuto a minuto, día tras día...

Que la dirección que he elegido para mi vida es más importante que los mandatos y las necedades y pequeñeces que me han guiado hasta hoy.

Es respetar el anhelo más profundo de mi ser.

¿Tengo dudas de si eso será más importante que lo que creo que debo ser y hacer?

La elección más importante


    Aquí y ahora, elijo libre y concientemente...

    conectar con mi esencia – lo mejor de mí

    dejando ir todo lo viejo que no me sirve

    y construir, construir y seguir construyendo

    mi nuevo ser

Cualquier otra cosa me va a mantener en donde estoy – en lo que ya he visto que no es donde quiero estar.


Mi camino de crecimiento personal debe ser un proceso sencillo.

Tomo toda decisión en función de cuál dirección siento

  • que me construye
  • que me alegra y
  • que me da más libertad

Con esos tres criterios lograré siempre encontrar la respuesta más adecuada para mí. Cualquier otra consideración me aleja de mi centro y me puede hacer perder dirección.

Las páginas de Biocreación y de La vida de mis sueños me podrán aclarar mucho el panorama.

Puedo explorar las experiencias de otras personas en Historia de un proceso con Biocreación.

Por una expedición exitosa,

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral

Regreso a página principal de Crecimiento Personal