Mi pasión me lleva al éxito seguro

Al encontrar cuál es mi pasión, mi camino hacia el éxito está prácticamente asegurado. Pues...

  • mi fuerza interna
  • mi determinación
  • mi inspiración
  • y mi alegría

...serán incontenibles,

porque la pasión, así como todo lo que proviene de mi pura esencia es incontenible, irresistible, ilimitado y arrasador.

Eso parece un anuncio publicitario, pero es real.

Los triunfadores más destacados lo confirman.

Me conecto con la esencia de quien soy en verdad, y todo lo demás se acomoda.

La pasión es aquello que me ilusiona profundamente hacer, que me carga de energía en vez de desgastarme.

Seguir mi pasión...

  • no implica esfuerzo, sino placer
  • lo que haga, lo voy a hacer muy bien pues me fascina hacerlo
  • y lo voy a hacer más rápidamente porque voy a querer dedicarle todo el tiempo de mi vida

Seguir mi pasión es asegurarme el éxito.

¿Y cómo encuentro mi pasión?

Si aún me estoy haciendo esta pregunta, debo repasar la página del éxito y los valores pues allí está la respuesta.

Encuentro mi pasión buscando profundamente dentro de mí, extrayendo los valores y principios a los cuales estoy dispuesta/o a dedicar mi vida por entero.

La pasión es tan variable como personas hay en el planeta.

Habrá quienes sienten pasión por patinar, otros por la lectura, la biología, la religión, los viajes o la pintura.

Hay pasiones visibles como la política, la enseñanza o el periodismo, y otras más discretas como bordar, dedicarse a la relojería o criar ovejas.

La pasión no la puedo comprar, ni robar ni copiar: la encuentro adentro de mí o no la encuentro del todo.

Por otro lado...

Todas las pasiones son igualmente válidas

Todas son equivalentes en el sentido de que impulsan a la persona, la inspiran y liberan en vez de esclavizarla.

La mejor inversión de tiempo que puedo hacer para mi crecimiento personal y para allanar mi camino al éxito, es la de descubrir mi pasión en la vida.

En el peor de los casos, si viviera mi pasión y no alcanzara el éxito esperado, aún así, habré sido inmensamente feliz en el trayecto porque habré amado lo que hacía.

Pero lo cierto del caso es que el triunfo es más seguro así que a través del esfuerzo, la lucha, el sudor y las lágrimas.

Creo que no hace falta insistir más en este asunto. Ya es tiempo de pasar al tema que sigue.

En el éxito y las metas hallaré las técnicas más apropiadas para definir mis objetivos de manera práctica y estimulante.

El éxito ya se perfila con más claridad. Ya lo huelo, y me siento muy bien.

Marca este sitio como favorito para regresar de vez en cuando y puedas aprovechar los nuevos temas que agrego cada semana.

Por la vida que prefiero vivir,

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral