Mi hijo está en drogas

Una madre desesperada escribe:

“Estoy deshecha porque mi hijo está metido en drogas. Anda con la mirada perdida, está descuidando los estudios y sus amistadas actuales son perniciosas. Me siento muy mal, me siento despedazada.”

Es obvio que tu hijo se desconectó de su estado de balance. Sufre un desajuste interno y busca en la droga un alivio.

Lo ideal es que él alcance poco a poco por medios naturales su estado de balance. Al reencontrar su balance, se adueñará de su propia vida, sentirá su fuerza interior y le será¡ más fácil reorientarse hacia actitudes más constructivas.

Eso será lo mejor, pero le será más difí­cil lograrlo si en su casa, su propia madre lamenta o le reprocha su estado actual.

Si al llegar a casa no se siente aceptado, si siente que le tienen lástima o lo juzgan, tendrá una razón más para reaccionar, para sentir resistencia. Al sentir resistencia, buscará de nuevo la droga como un alivio y esto se vuelve un cí­rculo vicioso.

No dejes de buscar ayuda de un profesional de ser necesario.

Romper un cí­rculo vicioso

En un cí­rculo vicioso todo el mundo pierde. Tú te sientes mal, él se siente mal y posiblemente otros también lo sientan.

Tú puedes hacer tu parte para salirte del cí­rculo vicioso y ese será tu mejor aporte. Para que no sigas alimentando la espiral descendente, debes despegarte de esa situación y reconectarte. Entonces te sentirás contenta, alegre, optimista, esperanzada y con mucha fuerza interior.

“¿Me estás diciendo que haga como si no fuera nada, que niegue la tragedia, que lo deje consumir drogas hasta que llegue a un final trágico?”

Por supuesto que no he dicho eso ni es la dirección en la que apunto.

Lo que digo es que cuando hay varias personas involucradas en un cí­rculo vicioso, cada una debe encontrar la manera de salirse, porque quedarse adentro sólo refuerza su propia destrucción y la de los demás.

Tú puedes despegarte de ese ciclo y él también, pero cada uno debe hacerlo por su propia iniciativa.

La des-identificación y el cambio de perspectiva

Si tú eliges salirte de esa espiral descendente, podrás reconectar tu fuerza interior y ver la situación, ya no con desesperación y ojos trágicos, sino con esperanza.

En este o cualquier caso, conectarte con "lo mejor de ti" es ideal, en primer lugar por tí misma y en segundo por quienes te rodean.

Eso tiene unas consecuencias fenomenales.

Estamos claros en que lo mejor que le puede suceder a él es que reconecte con quien es en lo más profundo de su ser, que tenga una gran fortaleza interior, que se aprecie, que valore su vida y elija no incluir prácticas autodestructivas

La mejor manera en que tú podrás ayudar a tu hijo es si te conectas con tu propia esencia.

“No te entiendo. Te digo que mi hijo está en problemas y es a mí­ a quien recetas tratamiento.”

Sólo abre tu mente y trata de comprender.

Evocar lo mejor en la otra persona

Si tú le reprochas lo que hace, lo criticas, le adviertes o lo amenazas y hablas sobre la tragedia, lo que harás es generar una reacción de parte de él. Al no sentirse aceptado, se alejará más de aquellos que no lo aceptan.

En cambio, si vibras con amor, aceptación, considerando que se trata de una situación temporal de desajuste de energí­a, te sentirás mejor. Si llegas a ver esto con esperanza y con optimismo, no desde la creencia de que lo que él hace está bien o está mal, sino más bien desde el anhelo de ver a tu hijo conectado, te saldrás del cí­rculo vicioso.

En ese momento estarás ayudando a tu hijo mucho más que con tu preocupación y desesperanza.

¿Por qué esto es así­?

Porque al vibrar con esperanza, vas a sentirte mejor.

Porque al sentirte mejor, vas a crear un ambiente más armónico en la casa y tu hijo se sentirá mejor, aceptado y encontrará un lugar apropiado para enfrentar su situación actual.

Si tú estás conectada con la esperanza de ver a tu hijo bien conectado, contento alegre, fuerte, con actitudes positivas, creciendo y sintiéndose cada vez más libre de resistencia, eso es lo que vas a evocar en él.

Allanando el camino

Desde tu optimismo, esperanza y alegrí­a, vas a hacer que él sienta anhelo por un estado más armónico y balanceado y eso es lo mejor que le puede pasar:

El éxito es que él, por su propia iniciativa - sin ninguna instrucción de afuera - sienta el anhelo de estar balanceado, de estar mejor.

En ese momento va a preferir estar más despierto, más atento, más dueño de su propia vida y dejará de reaccionar ciegamente a aquello que no le gusta de su vida. Va a preferir vivir situaciones que le generan una energí­a positiva, va a querer divertirse sanamente con amigos y hacer una vida cada vez más constructiva.

Eso es lo mejor que puede hacer un padre por su hijo, tanto en un caso de drogas como en muchas otras situaciones de desajuste energético.

“Siento que empiezo a comprender. Siento que hay una oportunidad en lo que dices y que puedo generar una gran fuerza positiva en la casa. Quiero creer que eso es lo mejor que puedo hacer por él.”

Alimenta ese optimismo y verás que pronto te sentirás inspirada para actuar de manera cada vez más alegre, libre y constructiva. Tu hijo sentirá esa energí­a y esa es la mejor forma en que puedes ayudarle.

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral 

Regreso a la página de Historias



footer for autoestima page