Técnicas de Relajación

Las técnicas de relajación más sencillas son fáciles de usar y muy eficaces. Si las uso con la intención de conectarme con mi esencia, obtendré los mejores resultados.

  • “la ansiedad me está comiendo viv@”
  • “no puedo dormir bien”
  • “me siento cansad@ todo el día”

La resistencia es un desarreglo generalizado. Surge al existir un desajuste entre “lo que es” y “lo que yo quisiera que fuera”.

Las dolencias tales como hipertensión, ansiedad, insomnio, depresión, desórdenes digestivos, sobrepeso impotencia y desgano sexual, caen en la categoría de resistencia

Para no sufrir de esas dolencias, lo que hago es aprender a vivir mi vida desde la conexión con mi esencia, como se explica en otras páginas de este sitio.

Para alcanzar esa conexión, puedo hacer las prácticas de yoga, meditación y técnicas de relajación. Esas prácticas también me ayudarán a soltar los nudos musculares, emocionales y mentales que me han creado esos desarreglos.

Los ejercicios de relajación me alivian y me ayudan a restablecer en cierto grado el balance.

Si los practico con la intención de conectarme con mi esencia, estaré sacando el mayor provecho.

Las técnicas de relajación buscan relajar los músculos del cuerpo y apaciguar la actividad emocional y mental.

Hay muchas técnicas, pero ahora quiero conocer alguna sencilla cuyos beneficios hayan sido comprobados.

¿Cómo me preparo?

Trabajo con la visualización, las sensaciones corporales, los músculos y la respiración. Lo que quiero lograr es aflojar la resistencia para dar paso al estado natural de bienestar.

La respiración es profunda y abdominal.

Busco:

  • un sitio tranquilo donde pueda estar sin interrupciones
  • separar unos 15 a 20 minutos
  • luz y temperatura confortables

  • acostarme boca arriba con un almohadón bajo las rodillas
  • si prefiero, puedo realizar el ejercicio sentad@ en una silla
  • puedo poner música suave, inspiradora, de preferencia instrumental

¿Qué hago?

Respiro profundamente tres veces y repito de vez en cuando.

Elijo realizar estos ejercicios de relajación con la intención de permitir que fluya mi estado natural de bienestar – esta elección es clave.

No lucharé contra nada, simplemente favoreceré la tranquilidad y el relajamiento.

Visualizo:

  • los dedos de mi pies y suelto
  • mis pies, los relajo
  • mis tobillos, aflojo

  • siento cómo se afloja cada parte de mi cuerpo
  • pantorrillas, suelto
  • rodillas, aflojo

  • muslos, relajo
  • caderas, suelto
  • permito que sea el peso el que acomoda mi cuerpo

Esa es la idea.

Sigo con el abdomen, pecho, espalda y hombros. En este punto, paso a las manos y brazos. Luego paso al cuello, pelo, músculos de la cara, orejas, nariz y ojos.

Puedo ser tan creativ@ como quiera con estas técnicas de relajación. En algunos momentos, puedo escoger entrar a profundidad a alguna parte de mi cuerpo.

¿Eso es todo?

Eso es todo.

Lo que ahora me toma 10 a 15 minutos, con la práctica, puedo llegar a completarlo en 5 minutos o menos.

Asombroso, ¿verdad?

Asumo esta experiencia como un deleite en vez de una obligación. Disfruto el placer de sentir esas sensaciones tan deliciosas y ese estado tan especial.

Esta es la técnica recomendada por el Yoga de Biocreación.

Tiene similitudes con otras técnicas de relajación, pero en esta enfatizo la intención, libre y conciente, de permitir que fluya mi estado natural de bienestar.

Con el tiempo, esta simple intención hará una diferencia gigantesca.

Me llevará más allá de los beneficios de la relajación. Me ayudará a alcanzar la conexión con mi esencia, lo mejor de mí.

Ahora quiero empezar a experimentar el relajamiento.

Me resultará de mucho beneficio la práctica de la Meditación Vipassana.

Puedo acelerar mucho el proceso adquiriendo la grabación Conectando mi esencia.

Regreso a Yoga, Meditación y Técnicas de Relajación

Por la efectividad de las técnicas de relajación,

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral