La vida de mis sueños

La vida de mis sueños es realizable. Lo que siempre he querido vivir lo puedo lograr. Tan solo requiero una elección y una disposición de permitirlo.

  • “Siempre he querido ser...”
  • “Una vida entera he soñado con tener...”
  • “Lo que más quiero hacer es...”

¿Es la vida que anhelo tan solo un afiche pegado a la pared que añoro algún día ver materializado?

El siguiente proceso ha sido realizado por muchas personas que hoy viven sus sueños en vivo y a todo color.

Pero antes...

Pero antes de pasar a investigar ese proceso tan intenso, ten presente que esta sección tiene varias páginas además de esta:

Ejemplos de la vida de mis sueños
Este es un proceso sencillo. Esta página ayuda a comprenderlo mejor.

Afiche de la vida de mis sueños
Si quiero un ejercicio práctico y poderoso, realizo un afiche para potenciar el proceso.

El viaje energético
Ésta es una historia que ilustra cómo una amiga sorteó la tragedia de una situación horrorosa y desesperante utilizando las herramientas de la Biocreación.

Ahora sí, paso a conocer el proceso.

¿Cómo alcanzo la vida de mis sueños?

Aunque parezca ilógico, el proceso es sencillo. Después comprenderé las razones por las cuales este proceso funciona. También comprenderé las razones por las cuales pocas personas lo logran.

  1. Entro muy profundamente dentro de mí y me pregunto qué es lo que quiero.
  2. Me permito imaginar cómo sería mi vida con eso completamente manifestado.
  3. Identifico dentro de esta creación imaginaria, cómo me siento con eso ya realizado en mi vida.
  4. Busco cualquier “excusa” para permitirme sentir esa emoción ya. La llevo a mi vida cotidiana.
  5. Acepto, suelto, dejo ir toda expectativa y así elimino las resistencias.
  6. Permito, entro en estado receptivo, me abro. Así, la energía de eso que quiero puede atravesar el colchón de la materialidad y manifestarse.

Si pudiera simplemente realizar este proceso como lo haría una niña de tres años, no necesitaría más explicaciones.

Pero a través de mi crecimiento he incorporado hábitos de pensamiento y sentimiento resistentes y rápidamente las creencias entran en acción y me señalan una y otra razones por las cuales esto no puede ser es así.

En efecto, ya escucho toda una discusión interna a favor y en contra del asunto.

Si quiero, puedo quedarme allí en esa asamblea de “dimes y diretes” o puedo avanzar por esta puerta que se me acaba de abrir.

Para que mi mente lo entienda

Todo en el universo es vibración.

Eso mismo dice la ciencia (sobre todo la física cuántica en las últimas décadas) y lo dicen las filosofías (las orientales desde hace milenios y la metafísica occidental más recientemente), además de otras disciplinas.

La vibración es el lenguaje universal.

Esas seis palabras son extremadamente importantes.

Este mundo material que me rodea, en su esencia es pura energía.

La percibo material, dura, densa y real a través de mis sentidos, los sensores maravillosos con que he sido dotad@. Pero este piso en el que estoy parad@ es sólo energía vibrando en una cierta frecuencia.

Para hacer el cuento corto, si todo es energía vibrando de cierta manera, al cambiar mi manera de vibrar, cambio la dirección de mi vida y cambian las manifestaciones a mi alrededor.

La vida de mis sueños tiene una frecuencia vibratoria específica y yo puedo alinearme con esa frecuencia.

Para que mis emociones lo sientan

La emoción me permite sentir la vibración como algo agradable o desagradable, como algo rico o feo.

Cuando tengo un pensamiento y siento la emoción que ese pensamiento genera, emito una vibración.

Al vibrar de una u otra forma, atraigo más de eso mismo.

Atraigo a mi vida todo lo que vibra de manera similar a la manera en que estoy vibrando.

En la dimensión terrenal, esto se manifiesta con toda exactitud.

Lo que soy, tengo y hago es consecuencia de mi atracción. Entonces, todo lo que me rodea es tal y como es porque en la dimensión vibratoria lo he atraído – me he alineado con esa frecuencia de vibración.

Si quiero atraer la vida de mis sueños, vibro en esa frecuencia hoy - ya. Me la imagino, la proyecto, la pretendo, la invento, la creo y la re-creo de cualquier manera, con cualquier excusa.

¿Funciona o no funciona?

“Supongamos que la cosa es así de fácil como dices. Explícame entonces, si siempre he soñado un montón de cosas que quiero, ¿por qué no me llegan?”

Porque en cierto momento vibro riquísimo con esto que quiero, pero de inmediato me pongo a pensar que no lo podré conseguir con el dinero que recibo, que eso sólo existe en las películas o que no me lo he ganado.

En un momento siento la maravilla de la vida de mis sueños y de seguido interpongo la resistencia.

La resistencia es todo aquello que me bloquea, que me limita y que se siente muy feo.

El miedo a lo que podría pasar, la tristeza de dejar atrás lo que ahora es, el enojo de que he querido y no lo he tenido, las creencias de que no puedo, no lo merezco o no lo creo, son todas resistencias que me cierran las puertas.

Por un lado lo atraigo y por otro le cierro las puertas.

Por un lado vibro en armonía con lo que quiero y de inmediato me pongo a vibrar en oposición a lo que quiero.

¿Cómo abro las puertas a la vida de mis sueños?

Cuando vibro de manera armoniosa con lo que más quiero, siento rico y vivo feliz. Si logro mantenerme vibrando en armonía, más temprano que tarde se manifestará todo lo que es armonioso con mi vibración - la vida de mis sueños.

En otras palabras y con más detalle:

Si sé hacia dónde quiero ir, la mitad del camino está recorrido. La otra mitad es soltar, aflojar, permitir. Suelto incluso la obsesión por obtener aquello que quiero.

Aquí hay una aparente contradicción: Dejar ir lo que quiero.

Si suelto lo que quiero entonces dejaré de atraerlo. Además temo que se me meterá lo que no quiero.”

Cuando suelto, aflojo, permito, acepto, entrego y libero, me alineo con mi esencia. Cuando me alineo, la energía fluye y las manifestaciones concretas le siguen.

Se manifiesta sólo lo que está en armonía con mi esencia y eso es justamente la vida de mis sueños. Nada de lo que no quiero se meterá mientras no lo atraiga.

Por otro lado, cuando me obsesiono por vibrar con insistencia con lo que quiero, todavía estoy vibrando con algo de resistencia y la energía no fluye libremente.

Acepto que estoy donde estoy, que no me gusta donde estoy y que quiero ir en otra dirección.

Lo que sigue ya no es mi responsabilidad, sino del Universo.

Ahora la vida de mis sueños es responsabilidad del Universo.

Yo solo acepto y suelto. Dejo ir. Me abro.

En estado de aceptación, las cosas que quiero se manifiestan más fácilmente en mi vida.

Acepto que lo que es sea como es, que lo que fue así fue y lo que será simplemente será de la manera en que vaya a ser.

¿Puedo sentir una energía especial cuando simplemente dejo ir?

¿Puedo sentir cómo fluye esa energía?

Cuando la energía fluye armoniosamente, la vibración encuentra su camino hacia la materialización

Cuando permito que dentro de mi ser fluya la energía, estaré allanando el camino para que la vida de mis sueños se manifieste en mi vida cotidiana.

En este universo de vibración, aprendo a vibrar en armonía para atraer todo lo que más quiero.

Vibro en armonía cuando siento rico, cuando abro las válvulas, cuando experimento la aceptación de que lo que es, sea como es. A pesar de que yo quiera algo que todavía no es, acepto que por lo pronto, así es.

Vibro en armonía cuando pongo mi atención en todo lo que me hace sentir rico.

Busco cualquier excusa para vibrar rico.

Me permito generar sólo los pensamientos que se sienten mejor.

Me propongo en mi vida diaria encontrar más razones para sentirme muy bien ya. Me facilito cualquier “excusa” para encontrar una forma de vibrar más armoniosa.

Esa es la manera en que lograré bajar el afiche de la vida de mis sueños e insertarlo en mi vida cotidiana.

Esa es la manera de empezar a vivir ya con alegría e intensidad.

Así lograré transformar mi vida más fácilmente que a través del esfuerzo agotador.

Así lo han hecho grandes triunfadores y pequeñas personas felices. Cada quien con su elección, y viviendo desde ya la emoción que sentirá luego.

Si necesito “entender más” puedo tomar los primeros cursos gratuitos e investigar la página de Biocreación.

Si necesito “sentir más” puedo navegar por las páginas de Emociones.

Además, puedo suscribirme gratuitamente al Boletín mensual Lo mejor de mí y explorar las otras páginas de este sitio.

Por la vida de mis sueños,

Ronald Esquivel
Instructor de Balance Integral